Diabetes en adultos mayores

14/11/2022

Por scrolling

Efemérides

Diabetes en adultos mayores

Diabetes en adultos mayores

La diabetes es una de las afecciones más frecuentes en adultos mayores.

Se calcula que, en España, un 30% de mujeres y un 42% de hombres entre 61 y 75 años la padecen. En mayores de 75 años, la cifra sube hasta un 41% en mujeres y un 37% en hombres.

Existen dos tipos de diabetes:

  • Diabetes tipo I: el cuerpo no produce insulina en absoluto. Tiene más incidencia en niños y jóvenes.
  • Diabetes tipo II: el organismo no produce suficiente insulina y no la utiliza correctamente. Es la diabetes más frecuente en los adultos mayores.

Muchas personas no saben que tienen diabetes. 

Cuando al fin reciben el diagnóstico, un 50% presentan alguna complicación asociada.

El lema de este año para el Día Mundial de la Diabetes, que se celebra hoy 14 de noviembre, es “Educar para proteger el futuro”

Un futuro del que forman parte activa los adultos mayores, por lo que creemos imprescindible que, tanto ellos como sus cuidadores, conozcan cómo les afecta esta enfermedad. 

Cómo afecta la diabetes a las personas mayores

Para que el organismo pueda utilizar la glucosa que ingerimos de los alimentos y transformarla en energía, necesita insulina. Esta hormona ayuda a que la glucosa pase a las células. 

Cuando el cuerpo no procesa bien la glucosa, esta se acumula en exceso en la sangre, provocando diabetes y otros problemas asociados.

Como hemos mencionado al principio, muchas personas padecen diabetes tipo II pero no lo saben. Por ello es tan importante conocer los signos y síntomas que pueden estar alertando de una posible diabetes

Primeros síntomas de la diabetes

Los síntomas de la diabetes en personas mayores pueden no estar presentes al principio de la enfermedad y, además, van avanzando de forma muy lenta, lo que dificulta que la persona se dé cuenta de que algo no anda bien.

Algunos de los más habituales son:

  • Cansancio.
  • Sed o hambre excesivas.
  • Pérdida de peso.
  • Orinar con frecuencia.
  • Problemas de visión.
  • Infecciones cutáneas.
  • Dificultad para la curación de heridas y hematomas.

Como ves, estos síntomas se pueden asociar fácilmente al propio proceso de envejecimiento. Esto hace que muchas veces, la persona mayor o su familia, no les dé importancia y descarte acudir al médico.

Comorbilidad con otras afecciones

Comorbilidad significa el efecto de una enfermedad en un paciente cuya enfermedad primaria es otra distinta. Podríamos decir que son las afecciones que provoca una enfermedad principal.

En adultos mayores, la diabetes presenta un alto grado de comorbilidad. Entre las afecciones asociadas que más aparecen están la hipertensión, obesidad, problemas cardíacos, hipoglucemia (como efecto secundario del tratamiento), neuropatías, colesterol y/o triglicéridos altos, hipotiroidismo, problemas en la retina (causando un 40% de los casos de ceguera), insuficiencias renales graves y pie diabético.

Por ello es tan importante detectar a tiempo la diabetes y aplicar un tratamiento temprano que evite complicaciones.

¿Se puede prevenir la diabetes tipo II?

Sí, la buena noticia es que sí se puede prevenir la diabetes tipo II, o al menos retrasar su aparición.

Según la Federación Española de la Diabetes (FEDE), las claves para la prevención radican en la dieta, el ejercicio y el abandono de los malos hábitos como el tabaco y el alcohol.

La dieta debe ser rica en frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, pescado azul y carnes magras. Hay que evitar al máximo las bebidas azucaradas, grasas saturadas y una ingesta excesiva de carbohidratos.

A una dieta saludable se le deben sumar unos 30 minutos de ejercicio físico al día. Los adultos mayores, incluso aquellos cuya movilidad es reducida, pueden beneficiarse de los efectos de una actividad física adaptada a sus capacidades. 

Además de todo esto, es importante ir al médico si notamos cualquier síntoma de que algo no anda bien o cualquier cambio en el cuerpo, y no achacarlo a un simple proceso de envejecimiento. 

Recomendaciones para controlar la diabetes adultos en mayores

La primera medida a tomar para controlar la diabetes en adultos mayores es medir diariamente los niveles de glucosa en sangre, para prevenir cuadros de hipoglucemia o hiperglucemia.

Además, para evitar complicaciones, es necesario:

  • Revisar a diario los pies, que debido a la diabetes pueden perder sensibilidad, para detectar si hay zonas que presenten heridas.
  • Controlar la visión regularmente, ya que la diabetes es una de las causas más frecuentes de retinopatías e incluso ceguera.
  • Hacerse análisis de orina para evitar nefropatía diabética e insuficiencia renal.

No queremos acabar este artículo sin volver a recordar el lema del Día Mundial de la Diabetes de 2022: “Educar para proteger el futuro”. 

La divulgación sobre la diabetes: qué es, cómo prevenirla, la importancia de detectarla en sus fases iniciales y controlarla, debe llegar a todas las personas: adultos mayores, cuidadores, profesionales de la asistencia, jóvenes… 

La diabetes es una afección que se suele tomar a la ligera y que, sin embargo, causa complicaciones que provocan miles de muertes y situaciones incapacitantes cada año.

Así que te animamos a que compartas este artículo para hacer que “la onda expansiva del conocimiento” sea cada vez más amplia y llegue a todos. 

¡Por un futuro libre de diabetes!

Tu opinión nos permite seguir mejorando

Mantener una línea de comunicación abierta entre las familias y el equipo de Senniors nos permite asumir nuevos retos y mejorar nuestros actuales servicios en el ámbito del cuidado asistencial domiciliario. La importancia de estas valoraciones ha cobrado una especial relevancia durante la pandemia, un momento en el que vuestros comentarios positivos han servido para dar ánimos a nuestro gran equipo de profesionales.

Queremos seguir escuchando tu opinión. Tus reseñas animarán a muchas otras familias a encontrar la solución más eficiente para el cuidado y la asistencia domiciliaria de personas mayores o dependientes.

¿Te ha interesado el artículo? ¡Compártelo!